lunes, 8 de enero de 2018

Documento del X Festivxl de la Diversidad en El bolsón

X FESTIVXL
Hoy hablamos desde el encuentro y el abrazo. Desde todas las corporalidades que somos.
Este festival lleva 10 años. En 2009, se realizó el Primer Festival Patagónico por la Diversidad Sexual, organizado por Puertas Abiertas al Sur. Las primeras irrupciones en la calle, de compañeres con sus cuerpas diversas, empezaron a visibilizar el heterosexismo de la elección de reinas en las fiestas regionales de La Comarca. A partir de 2013, una conformación nómade y disruptiva en sus formas de organización, sostiene la aventura de proponer cada año el encuentro artístico y político que nos junta a pensar estrategias de resistencia.
Llevamos diez años de existencia e insistencia en la calle, en las camas y en esta plaza. Construimos, pensamos y habitamos este territorio mapuche desde nuestras diversidades orgullosamente monstruosas.
También hablamos desde la rabia y la resistencia.
Porque nos quieren fuera de las calles pero aquí estamos. Nos quieren donde nadie nos vea pero somos visibles. No hay manera de hacernos volver al closet.
El poder legislativo impone normas que impiden la utilización libre del espacio público. Pero este espacio es de todes y es parte de nuestro territorio.
El poder judicial opera como amenaza y estrategia de persecución política. Las fuerzas armadas y represivas hoy son una realidad cotidiana. Pero existen otras realidades que gestamos en cada uno de nuestros encuentros.
No nos quieren ver ni pintades, quieren quitar los murales de la plaza Pagano, intentando despojarnos del territorio callejero de resistencia y encuentro colectivo. Pero estamos presentes y nos negamos a deshabitarlo.
Al exacerbado capitalismo racista y patriarcal eso le molesta y lo sabemos. Por eso ampliamos nuestra creatividad, redes y estrategias de cuidado.
El estado es responsable de las represiones donde somos apaleadas, gaseadas, manoseadas, apresadas y heridas. Y en cada uno de los encuentros callejeros hay une de les nuestres.
Gritamos con nuestra compañera Marlene Wayar SABEMOS LO QUE NO SOMOS. No somos todes iguales en derechos ni en opresiones, elegimos con quiénes encontrarnos en las disidencias, con quiénes trabajar comunitariamente buscando formas situadas del buen vivir y justicia popular. Inventamos a tientas relaciones antirracistas y antipatriarcales. Mientras, buscamos otras formas de sobrevivir en un sistema de opresión económica.
Nosotres no somos Macri. No somos Patricia Bullrich. No somos Pogliano ni ninguno de ellos.
No somos ni seremos sus mercenarios en las fuerzas armadas represivas del Estado. No somos sus aliados legislativos y judiciales que continúan el saqueo del territorio y el genocidio de los pueblos de Abya Yala que empezó hace más de 500 años.
El estado argentino retiene en el calabozo al Lonko Facundo Jones Huala y a tantes otres presos políticos, como retuvo el estado chileno en prisión a la machi Francisca Linconau. Nosotres no somos ese estado.
El estado gobernado por la derecha neoliberal es responsable de la desaparición y muerte de Santiago Maldonado, del fusilamiento por la espalda de Rafael Nawel, de la muerte de cientos de luchadores y luchadoras del pueblo mapuche, de la muerte de nuestras travas, de las muertas por aborto clandestino, de nuestras muertas en miseria, de nuestras secuestradas y explotadas por redes de trata, de nuestras muertas por femicidio, travesticidios y crímenes de odio.
Acompañamos el pedido de justicia por Diana Sacayán y exigimos que la caratula de travesticidio sea ejemplo inamovible de todas nuestras muertas. Porque nos matan por travas.
Nosotres somos la resistencia constante. Somos la solidaridad y la sororidad.
Somos el abrazo a nuestres compañeres en la puerta de las comisarias, esperamos fuera y dentro de los juzgados y gritamos, porque nosotres no somos ni queremos ser ese estado que encarcela a nuestres encapuchades, a nuestras travas y callejeras de esquina.
Somos las que gritamos y escribimos, las de las acciones incómodas y la lucha cotidiana. Le ponemos color y le ponemos el cuerpo cuando nos amenazan por ser activistas de la subversión sexual. Cuando allanan nuestros lugares de encuentro y lucha, nos organizamos desde la rabia y la reinventamos como potencia eufórica para la resistencia.
No somos la justicia patriarcal y funcional a los grupos de derecha que gobiernan, que nos criminalizan o nos desamparan. Somos parte de todas las formas de supervivencia y resistencia cotidianas.
Cuando encarcelan a Higui por defenderse de una violación grupal, condenan nuestras prácticas políticas de autodefensa. Cuando enjuician a Estrella, médica de la comarca, por una Interrupción Legal del embarazo, buscan disciplinar las prácticas médicas que garantizan derechos.
Cuando amenazan a FM Alas utilizan viejas formas de censura en contra de la comunicación y la organización comunitaria. Pero nosotres somos las voces que mirándonos a los ojos nos reconocemos y organizamos.
Cada vez que nos defendemos, cada vez que abortamos o acompañamos abortos; cuando saltamos el vallado de las comunicaciones y en cada grafiti, le estamos diciendo BASTA a quienes llenan de cámaras los espacios callejeros para salir a cazarnos.
El gobierno de “cambiemos” firma un Protocolo de detenciones para perseguirnos. Infunde miedo y sospechas, quieren que seamos les enemiges del vecindario, nos señalan como la mugre social que hay que barrer. Nos usan para construir un enemigo que justifique sus políticas de control y represión con el único propósito de proteger los intereses y las propiedades de Lewis, Benetton, Monsanto y todes quienes nos imponen sus golosinas coloniales.
Nosotres, sabemos lo que no somos. Vamos mutando lo que somos a cada paso con les amigues en la calle. En cada debate y discusión, nos miramos a través del fuego en cada barricada y nos reconocemos las cuerpas al andar.
Celebramos y agradecemos estos diez años que lleva el Festivxl de la Diversidad. Abrazamos las complicidades que hemos ido tejiendo para llegar desde aquellas primeras marchas hasta esta Cumbre Trans Trava no binaria.
Queremos seguir llenando esta plaza y muchas otras plazas. Seguiremos habitando las calles de toda la Argentina, las calles de Mendoza, Paraná, San Luis, La Plata, Villa Mercedes y tantas otras. Las calles de cada una de las personas que aquí presentes se alzan contra cada injusticia y opresión.
Aprendemos en la comarca a resistir juntas, a pensarnos en conjunto y a crear nuevas redes que nos sostienen. Porque en cada lugar, donde hemos estado antes, hemos resistido y sobrevivido.
El Bolsón disidente, cultural y político
6 de enero de 2018